Como bien sabrás la avena tiene muchos beneficios nutricionales, pues es un cereal muy completo. Sin embargo, hay usos menos conocidos pero tanto o más interesantes de este alimento. Y uno es que pueden usarse para hacer mascarillas. ¿Y para qué sirven las mascarillas de avena?

En este post te lo contaremos, y al terminar de leerlo tendrás muchas ganas de ir a probar. ¡Inténtalo!

Para qué sirven las mascarillas de avena, beneficios para la piel

Para qué sirven las mascarillas de avenaComo dijimos, más allá de sus propiedades nutricionales, la avena tiene muchos beneficios si se aplica de forma externa. Estos son los principales aportes que puede hacer una mascarilla de este cereal a tu piel.

Ayuda a reconstruir el tejido cutáneo

La avena contiene 18 aminoácidos diferentes, lo que la convierte en un poderoso ingrediente para reconstruir el tejido cutáneo. Es que los aminoácidos funcionan como bloques de construcción del cuerpo, por lo que promueven la regeneración y curación de distintos órganos, entre ellos la piel.

Es hipoalergénica

La avena tiene propiedades hipoalergénicas, lo que hace que estas mascarillas sean especialmente recomendadas para pieles sensibles que difícilmente puedan hacer otro tipo de tratamiento.

Combate el efecto del sol

Sumado al punto anterior, hay que aclarar que la avena es fácilmente asimilada por la piel. Por eso, las mascarillas de este ingrediente son particularmente positivas para aplicar después de una exposición larga al sol, pues ayuda a bajar la inflamación.

Eso sí: nunca debe reemplazar al protector solar, y solo debe usarse como medida de emergencia.

Ayuda a la hidratación de la piel

La avena por sí misma no hidrata la piel. Pero agregarla a una mascarilla ayuda a que la piel retenga por más tiempo la humedad, logrando en última instancia una hidratación más profunda y completa.

Como ves, las mascarillas de avena sirven de muchas maneras. ¡Ahora solo te queda aprender a hacerlas!

Mascarillas de avena, recetas sencillas

Para qué sirven las mascarillas de avenaMascarilla de avena y miel

Esta es una mascarilla clásica y fácil de realizar en casa. Sólo necesitas para prepararla:

  • 3 cucharadas de avena
  • 3 cucharaditas de miel

Solamente debes mezclar los ingredientes hasta lograr una masa más o menos homogénea. Una vez logrado, aplica la mascarilla en tu rostro con movimientos circulares, y deja reposar unos 10 minutos, o hasta que se seque.

Retira enjuagando con agua fría y jabón.

Variante: exfoliación

Si quieres convertir esta misma mascarilla en una que tenga mayor efecto exfoliante, sólo tienes que agregarle a la receta anterior una cucharada de azúcar y el jugo de media naranja. El procedimiento es exactamente el mismo.

Mascarilla de avena y leche

Sin dudas la mascarilla de avena más hidratante y fresca es esta. Es especialmente recomendada para aplicar después de días de mucha exposición al sol o algún tipo de clima muy seco.

Para hacerla necesitas:

  • ¼ de taza de leche
  • 3 cucharadas de avena

Vierte la leche en un recipiente y agrega la avena. Deja reposar 10 minutos, hasta que el cereal se ablande y espese bien. Verás que pasado ese tiempo se forma una especie de pasta.

Aplica sobre tu rostro con masajes circulares y deja reposar 15 minutos. Retira enjuagando con agua fría.

¿Sabías para qué sirven las mascarillas de avena? ¿Quieres probarlas?