Durante cientos de años, se ha considerado que los rostros más agraciados de la especie son los rostros femeninos. Esta concepción, tan extendida a lo largo de las épocas y los países, tiene su base anatómica y científica. Los rostros de las mujeres tienden a tener más contraste de color, ángulos, luces y sombras, que el rostro de los varones.

Siendo así, no es ninguna sorpresa que el objetivo principal de casi todas las técnicas de maquillaje, sea precisamente resaltar y dar contraste a los atributos que consideramos más estéticos.

Independientemente del impacto que podemos lograr utilizando sombras coloridas, rimel, delineador negro y labiales vibrantes, todo comienza desde la base del maquillaje. Es aquí donde jugaremos con el corrector y el iluminador para perfilar adecuadamente nuestro rostro, para poder pasar al resto de los detalles.

Corrector

Maquillaje de luces y sombras: aprende todo lo que necesitas para delinear tu rostro
Conoce más tips como estos descargando nuestra App aquí

El corrector tiene como objetivo principal cubrir imperfecciones de la piel. Pero también juega un papel importante en el sombreado que aplicamos en nuestro rostro. Normalmente, el corrector puede conseguirse en varias presentaciones y colores. Estos últimos tienen cada uno una finalidad específica:

Verde: Se utiliza para disimular manchas rojizas, como de acné.

Lavanda o lila: Por su tono, es ideal para cubrir imperfecciones de color café claro.

Amarillo: Cubre ojeras moradas y también hematomas.

Azul: Sirve para cubrir irregularidades de tono anaranjado.

Naranja: Especial para las ojeras de tono más azulado.

Como podemos ver, el corrector está pensado en base a la teoría del color y utiliza colores complementarios para lograr un efecto óptimo.

Iluminador

Maquillaje de luces y sombras: aprende todo lo que necesitas para delinear tu rostro
Conoce más tips como estos descargando nuestra App aquí

El iluminador se utiliza para perfilar el rostro y resaltar los atributos más bonitos del mismo. La mayoría de los iluminadores están fabricados a base de sustancias que reflejan muy bien la luz, así que con una pequeña cantidad en las zonas adecuadas, puedes resaltar de maravilla las zonas de sombra.

Las presentaciones más comunes de iluminador comercial incluyen polvo, crema, lápiz y líquido. Te recomendamos que para el día elijas iluminadores mate de larga duración. Por la noche puedes optar por un iluminador más brillante, que te haga resaltar a donde quiera que vayas.

Maquillaje de luces y sombras: aprende todo lo que necesitas para delinear tu rostro

El iluminador se aplica inmediatamente después de que has aplicado la base de maquillaje. Con tus dedos, o con una brocha mediana, debes aplicarlo en la zona T, sin olvidar el mentón y los pómulos. Si estás buscando un look fresco y natural para el día, opta por una pequeña cantidad de iluminador líquido y difumina. Procura no usar más de una capa de iluminador. En lugar de esto, cierra el acabado con una capa de polvo traslúcido.

Si lo que buscas es perfilar detalladamente casa rasgo, además de el puente de la nariz y los pómulos, deberás aplicar en el arco de la ceja, el lagrimal, y en la curva superior de los labios. Finalmente, agrega iluminador al triángulo de luz al centro del rostro. Para este tipo de iluminación es ideal el iluminador en barra o lápiz.

¡Listo! Ya puedes comenzar a utilizar maquillaje de luz y sombras.

Fuentes: https://www.aromas.es, http://mx.hola.com, http://4.bp.blogspot.com, https://s-media-cache-ak0.pinimg.com