Hay un montón de tintes para teñirte el cabello que puedes adquirir en el supermercado y aplicar por tu cuenta con garantía de buenos resultados. Se trata de colores similares al tuyo y que tienen la finalidad de oscurecer o aclarar ligeramente, o cubrir las canas.

Sin embargo, si estás pensando en hacerte algo un poco más radical, es importante que aprendas a distinguir entre lo que es buena idea hacer por tu cuenta y lo que no. Aquí te decimos qué colores y efectos debes de dejar siempre en manos de un profesional.

1. Decoloraciones y degradados

Colores peligrosos: Nunca lo hagas sin la ayuda de un experto

¿Qué tan complejo puede ser remojar las puntas en un decolorador y luego teñirlas de otro color? Pues, en realidad, bastante. Un experto sabe cuál es la combinación y la forma ideal en la que tiene que aplicar el producto basándose en el la resistencia y color de tu cabello, así como en el color del tinte que aplicará.

El decolorado es muy delicado porque si te quedas corta, no luce el color nuevo, y si te pasas, puedes arruinar tu cabello.

2. Rojos

Colores peligrosos: Nunca lo hagas sin la ayuda de un experto

Los rojos son los colores más impredecibles del universo de los tintes. Un hermoso color cereza puede, de alguna manera, terminar de color naranja zanahoria una vez que lo aplicas. Un experto ya es capaz de anticipar cómo va a reaccionar el tinte con tu cabello. Así que si quieres ser una chica de fuego, mejor que lo haga el estilista.

3. Colores pastel

Colores peligrosos: Nunca lo hagas sin la ayuda de un experto

Este tipo de tintes están diseñados para un proceso de aplicación bastante más complejo que los tintes normales. De inicio, necesitas tener un cabello casi blanco para que funcionen sin una decoloración previa. En caso contrario, hay que hacer la respectiva remoción del color original y luego aplicar el tinte pastel.

El problema es que es un proceso químico muy agresivo para el cabello, y si no lo hace un profesional, lo más probable es que te maltrates considerablemente el cabello.

4.- Rubios

Colores peligrosos: Nunca lo hagas sin la ayuda de un experto

A menos que ya seas rubia y sólamente quieras cubrir canas o cambiar ligeramente el tono, nunca cambies a ese color por tu cuenta. El rubio es uno de los tintes más impredecibles y además, si no se aplica con degradados sutiles, se nota de inmediato que es un tono falso.

Ya lo sabes. Si quieres unas hermosas puntas azul eléctrico, deja que tu estilista de confianza las haga por ti.

Fuentes:

mimatucabello.com

bezzia.com

vidacomomama.com

unisima.com

Fuente:

yoamoloszapatos.com