Las lagartijas son, por excelencia, el mejor ejercicio para definir los brazos y obtener fuerza y tono muscular. Sin embargo, si eres principiante en el mundo fitness, probablemente no tengas la fuerza en los brazos para realizar lagartijas completas a nivel de piso. No te preocupes, en un inicio a todos nos ha pasado. Y tampoco te desanimes, lo importante es empezar. A continuación te compartimos un par de secretitos para que empieces a hacer lagartijas de forma fácil y segura, mientras obtienes la fuerza muscular necesaria para realizarlas como se debe.

Apóyate sobre las rodillas

Opciones para realizar lagartijas sin forzar los brazos
Conoce más tips como estos descargando nuestra App aquí

Apoyando las palmas de las manos sobre el suelo, ubícate boca abajo con las rodillas soportando tu peso. En todo momento mantén la espalda recta y aprieta el abdomen. Ahora flexiona tus codos hasta que tu pecho llegue al piso y luego estirarlos despacio para regresar al punto inicial. Al principio no te preocupes si sólo logras realizar unas cuantas repeticiones. Recuerda que si no tienes fuerza en los brazos, deberás adquirirla, antes de exigirte mayor número de lagartijas completas. Apoyar las rodillas en el piso, te ayudará a hacer más fácil el ejercicio mientras tus brazos se fortalecen.

Ayúdate de una barra o de la pared

Opciones para realizar lagartijas sin forzar los brazos
Conoce más tips como estos descargando nuestra App aquí

Otro excelente consejo es realizar tu serie de lagartijas, con la ayuda de una pared o de una banca o barra. Mientras más vertical sea el ángulo de tu cuerpo, más sencillo será realizar el ejercicio. Pero de cualquier forma, tus brazos se irán fortaleciendo poco a poco. Como puedes apreciar en la imagen, utiliza la pared o la barra a modo de piso. Tus brazos deberán soportar y cargar menos peso que si haces las lagartijas a nivel de suelo, pero los brazos van adquiriendo tono muscular y fortaleza.

Haz tantas repeticiones como puedas, pero sin abusar. En un inicio, tus músculos necesitan acostumbrarse al esfuerzo y si les exiges demasiado, puedes ganarte una contractura o un desgarro. No olvides que la constancia es la clave del éxito, pero debes hacerlo paulatinamente para asegurarte de que tus brazos se van adaptando a la demanda del ejercicio

En pocas semanas te darás cuenta de que ya puedes realizar un par de lagartijas completas, a nivel de piso, sin mayor esfuerzo. Ve incrementando poco a poco tus series y alterna con el apoyo en rodillas o con el uso de la pared para que tus brazos se tonifiquen óptimamente.Si tienes dudas, acércate a un entrenador de fitness para que te oriente sobre las rutinas integrales de acondicionamiento físico, ideales para ti.

Fuentes:

  • womenshealthlatam.com
  • labuenasaludesvida.com